Últimas Nocitias

LA GOBERNADORA DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES, MARÍA EUGENIA VIDAL, SE REFIRIÓ ESTE SÁBADO A LAS DETENCIONES POR CASOS DE CORRUPCIÓN. HABLÓ, ESPECIALMENTE, DE LOS DE SINDICALISTAS QUE ACUMULARON MUCHO PODER EN LOS ÚLTIMOS AÑOS. POR OTRA PARTE SE REFIRIÓ A LA FOTOGRAFÍA QUE LE TOMARON EN UNA JUGUETERÍA DE MAR DEL PLATA, QUE ALGUNOS TILDAN DE “MONTAJE”.


“Hay mafiosos que están presos y antes estaban protegidos”

La gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, se refirió este sábado a las detenciones de varios líderes sindicales que se produjeron en los últimos meses.

En primer lugar se refirió al caso de Marcelo Balcedo, secretario general del Soeme. Luego, al del exdirigente del Somu, “Caballo” Suárez. Respecto de esos casos la gobernadora sostuvo que antes “estaban protegidos” y por eso ahora están presos.

“Lo que no se ve son 7.900 policías que están fuera de la fuerza por corruptos. Y vamos a seguir: no es una purga, es una política”, sostuvo en el programa de Mirtha Legrand.

 “Sostenida y respaldada”

Por otra parte, sobre su gestión, la gobernadora aseguró sentirse “Sostenida y respaldada por la gente que reconoce la importancia de las peleas que estamos dando contra las mafias”. Al respecto señaló que “La provincia, al igual que el país, arrancó. Hoy está un poco mejor” manifestó.

Además, sobre el reparto de los fondos de coparticipación, dijo: “Este años vamos a recibir lo mismo que en 2017. Vamos a recibir los recursos que nos corresponden recién el año que viene. Los bonaerenses aportábamos el 37% de la coparticipación federal y nos daban el 18%. En consecuencia eso se va a modificar”.

Al mismo tiempo, al ser consultada por la visita del papa Francisco a Chile, Vidal consideró que el sumo pontífice vendrá a su país natal cuando “haya diálogo y se termine la violencia”.

Por último, hizo referencia a la foto que le tomaron en una juguetearía y que estuvo circulando por los medios y redes sociales. Al respecto dijo que “no fue un montaje” y sostuvo que “algunos piensan eso porque no pueden entender que un político tenga una vida normal”.