Últimas Nocitias

DANIEL LUDUEÑA, QUIEN CONFESÓ EL CRIMEN DE ABRIL SOSA EN LA PROVINCIA DE CÓRDOBA, ESTÁ DETENIDO DESDE EL LUNES. EL FISCAL DE LA CAUSA ASEGURA QUE LA RAPTÓ A LA NENA MEDIANTE UN ENGAÑO, LA LLEVÓ A LA PENSIÓN DONDE VIVÍA Y UNA VEZ AHÍ, ABUSÓ O INTENTÓ ABUSAR SEXUALMENTE DE ELLA, Y DESPUÉS LA AHORCÓ.


El asesino la raptó y la ahorcó tras intentar abusar de ella

Daniel Alberto Ludueña (35) es el único sospechoso con el que cuenta la investigación por el crimen de Abril Sosa (4). El acusado se encuentra detenido desde el lunes en la Provincia de Córdoba.

 El fiscal de la causa reafirma su hipótesis en la que el acusado raptó a la nena mediante un engaño y la llevó a la pensión donde vivía. Una vez allí abusó o intentó abusar sexualmente de ella y después la ahorcó.

 Ludueña vivía a solo 100 metros de la casa de la víctima. Además, la noche en que la nena de cinco años desapareció, había cenado con la familia de Abril. Incluso, había “ayudado” a buscarla con vida. Ese mismo sábado, unas horas antes, algunos vecinos declararon haberlo visto comprar un lápiz labial y unos aros.

 Cabe recordar que la pequeña estuvo desaparecida durante 44 horas. Salió de su casa en medio de la tormenta a jugar con unas amiguitas del barrio y nunca regresó. Su cuerpo apareció a 10 cuadras de su casa, dentro de un bolso deportivo tirado en un baldío.

 Ludueña estuvo en el centro de las sospechas desde un primer momento, especialmente porque cuenta con antecedentes por delitos sexuales y consumo de drogas. Después, el trabajo de los perros de la División Canes confirmó que había rastros de Abril en la pensión donde vivía el sospechoso.

 Además de esos datos, las contradicciones en su declaración terminaron de acorralarlo. Posteriormente, cuando lo trasladaron a la comisaría, Ludueña se “quebró” y admitió el crimen.

En principio, el fiscal lo imputaría por homicidio “criminis causae” (matar para lograr la impunidad). La pena para ese delito es la prisión perpetua.