Últimas Nocitias

UN HOMBRE FUE HERIDO DE BALA POR DELINCUENTES QUE LE ROBARON EL AUTO EN QUILMES. LA VÍCTIMA SE ENCONTRABA CON SU PAREJA, HORAS DESPUÉS DE HABER CONTRAÍDO MATRIMONIO. EFECTIVOS POLICIALES LOGRARON DETENER A UNA MUJER TRAS UNA PERSECUCIÓN, QUE FINALIZÓ CUANDO EL AUTO ROBADO GOLPEÓ UN POZO EN PLENA AVENIDA MONTEVERDE. EL OTRO DELINCUENTE LOGRÓ ESCAPAR


Delincuentes balearon a un hombre y le robaron el auto

Luego de contraer matrimonio, un hombre recibió un disparo de escopeta en uno de sus pies. Ocurrió mientras regresaba a su casa acompañado de su esposa. Ambos fueron sorprendidos por una pareja de delincuentes que les robó el auto.

 La víctima es Nicolás Cardozo, de 24 años. Volvía de la casa de su madre tras celebrar su matrimonio y se retiraba a descansar junto a su mujer. Al día siguiente comenzarían su “Luna de Miel” en Mendoza.

Al salir a la puerta, en avenida San Martín y calle 893, los recién casados se aprestaban a subir al auto, un Volkswagen Cross Fox. En ese momento, un hombre y una mujer se abalanzaron sobre ellos.

El joven se trenzó en una pelea cuerpo a cuerpo con el sujeto que lo quería asaltar y ambos se fueron al medio de la avenida. La ladrona, que observaba la situación, aguardó el momento justo y le disparó a Cardozo con una escopeta calibre 16. Logró herirlo en un tobillo.

Así, ambos delincuentes pudieron robar el vehículo y huyeron a toda velocidad. En tanto, la esposa de Cardozo llamó al 911 y una ambulancia llegó pocos minutos después. El herido fue trasladado al Hospital Isidoro Iriarte. Allí fue sometido a una cirugía de urgencia.

Según trascendió, Cardozo estuvo a punto de perder el pie por la herida de bala. Afortunadamente evoluciona bien y los médicos esperan que pueda volver a caminar con normalidad.

 Persecución

Tras el llamado al 911, efectivos de la Comisaría 4° de Solano iniciaron una persecución. La misma finalizó cuando el vehículo robado se incrustó en un pozo en la avenida Monteverde y calle 893.

En el interior del auto sólo encontraron a la mujer, de 23 años. La joven delincuente tenía en su poder el arma con la que balearon a Cardozo. En tanto, su cómplice se había escapado.