Últimas Nocitias

SE TRATA DE JOSÉ “CACHO” RAMÍREZ, QUIEN SE HABÍA PERDIDO LA SEMANA PASADA. SUS FAMILIARES, QUE LO BUSCABAN DESESPERADAMENTE, SE ACERCARON EN TRES OCASIONES AL NOSOCOMIO, DONDE LES INFORMARON QUE ALLÍ NO SE ENCONTRABA. SIN EMBARGO, EL HOMBRE HABÍA FALLECIDO Y SU CUERPO FIGURABA EN ESE HOSPITAL COMO NN


Lo buscaron 5 días y estaba muerto en el Hospital Evita Pueblo

 

La familia Ramirez vivió una verdadera odisea durante la última semana. Fue luego de que un integrante de la familia, José Ramírez (“Cacho”) desapareciera sin dejar rastros. Finalmente apareció muerto en el Hospital Evita Pueblo.

La familia de Cacho se había acercado al nosocomio en tres oportunidades mientras estaba desaparecido. Según el relato familiar, allí les negaron que se encontrara allí, pese a que tenía el DNI entre sus pertenencias.

 Ramírez fue intensamente buscado en las clínicas y centros de salud de Berazategui. También en hospitales de Quilmes y Florencio Varela. Sus hijos llegaron a buscarlo hasta en arroyos y la costa del Río de La Plata, en Hudson. Había sido visto por última vez el 23 de noviembre.

“Ese día mi papá estaba en perfectas condiciones”, expresó Valeria Ramírez, una de sus hijas. Pero al día siguiente, su padre ya no respondió más el celular. “Cacho” vivía y solo era normal que a veces no respondiera.

El viernes tampoco respondió los llamados y el sábado por la mañana fueron a buscarlo a su domicilio, porque la situación ya no era normal. Allí tampoco lo encontraron y al caer la tarde el miedo se hizo más fuerte. La primera reacción de los familiares fue buscar en las clínicas y hospitales de la zona.

 Hospital Evita Pueblo

“Fuimos al Hospital Evita Pueblo y nos dijeron que no había ingresado ningún paciente con las características ni los datos filliatorios de mi papá”, detalló Valeria. Luego remarcó: “En ningún lado lo habían atendido. Parecía que se lo había tragado la tierra”.

Tras realizar la denuncia en la Comisaría 1ra. de Berazategui, iniciaron una campaña en las redes sociales que se viralizó rápidamente. De esa manera, llegaron a dar con el empleado de una estación de servicio de Bernal. Éste se dirigía a su trabajo en un colectivo de la línea 98. En ese momento observó a Jorge sufrir una descompensación.

Según la familia, el joven les contó que el chofer hizo descender a los pasajeros y llevó a Ramírez al Centro Sábbato. Allí “habíamos ido varios días atrás y nos dijeron que no estaba. Volvimos a ir desesperados y no había registros porque el libro de ese día ya estaba archivado. Nos pedían esperar otro día” conto Valeria.

En ese momento decidieron regresar por tercera vez al Evita Pueblo. Personal administrativo le negó a la familia que Ramírez, de 73 años, estuviese ahí. Sin embargo, una empleada de seguridad del nosocomio escuchó el lamento de los hijos y les recomendó consultar en el sector de la vieja Guardia, donde funciona actualmente la unidad de Terapia.

Tras insistir reiteradamente, los llevaron a la morgue y pudieron encontrar a su padre. El hombre  estaba fallecido desde el jueves 24 de noviembre. “Cuando les pedimos explicaciones, nos dijeron que habían radicado la denuncia en la comisaría. Una versión falsa porque nosotros comprobamos que no fue presentada con el propio comisario” contó su hija.

Cruce de versiones

“Nunca reportaron su muerte. Entre sus pertenencias estaba su DNI, con su domicilio actualizado, pero nunca se interesaron por él, lo trataron como a un perro y lo dejaron tirado en una heladera”, lamentó Valeria.

Cabe mencionar que desde el Hospital, informaron que el hombre no ingresó con el DNI. La versión de Valeria Ramírez fue desmentida por las propias autoridades del Evita Pueblo.